Personajes célebres

José María Escrivá de Balaguer


El 9 de enero de 1902, en Barbastro (Aragón), nació el segundo de los seis hijos que tuvieron José Escrivá y María Dolores Albás, Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei.

En 1920 comenzó los estudios eclesiásticos en el Seminario de Logroño completándolos posteriormente en la Universidad Pontificia de Zaragoza. En la capital aragonesa cursó también la carrera universitaria de Derecho.

El 28 de marzo de 1925, Josemaría fue ordenado sacerdote por Monseñor Miguel de los Santos Díaz Gómara, en la iglesia del Seminario de San Carlos de Zaragoza, y dos días después celebró su primera Misa solemne en la Santa Capilla de la Basílica del Pilar.

El 31 de ese mismo mes, se trasladó a Perdiguera, donde fue nombrado Regente Auxiliar en la parroquia. Aquí desarrolló sus actividades durante los meses de abril y mayo. En el año 1927 se trasladó a Madrid para realizar el doctorado en Derecho civil.

Es precisamente en Madrid, concretamente el 2 de octubre de 1928 cuando nació el Opus Dei. Desde este momento, Josemaría se entregó en cuerpo y alma al cumplimiento de su misión fundacional: promover entre hombres y mujeres de todos los ámbitos de la sociedad un compromiso personal de seguimiento de Cristo, de amor al prójimo, de búsqueda de la santidad en la vida cotidiana.

 

Fr. Juan del Horno y Antillón

Según el Catálogo de los Procuradores Generales de la Celeste, Real y Militar Orden de la Merced por Fr. Amerio S. Blanco (Roma, 1929):

Fr. Juan Antillón. Natural de Perdiguera distante cuatro leguas de Zaragoza. «Su padre se llamó Pedro del Horno y su madre Juana Antillón, ambos de claro y honesto linaje, por tal reputado en dicha villa. Usó más frequente del apellido de la madre; y entiendo fue la causa averse criado en casa del abuelo matero» nos dice en su Gloriosa Fecundidad de María el P. Fr. Francisco Neyla. Vistió el santo hábito de la Orden a 14 de julio de 1594 en el Real Convento de San Lázaro del Ebro, siendo Comendador el Padre Presentado fr. Miguel Vidad, e hizo su profesión a 16 de julio de 1596, pasando luego a estudiar Artes y Teología, en cuyas facultades salió excelente maestro. Su prudencia, letras y doctrina le grangearon universal estima, gobernando con singular acierto las Encomiendas de San Lázaro de Uncastillo, Santa Coloma de Queralt, Santa María de Estella, Santa María de Vich y Santa Eulalia de Lérida.

El tiempo que sobraba al cumplimiento de sus obligaciones invertía en el estudio de la S. Teologia, en la oración y en la investigación histórica en la que fue notabilísimo crítico: «Estuvo en Barcelona algunos años registrando Escrituras, y ejerciendo al mismo tiempo el oficio de Presidente; que para todo hallavan en el Maestro Antillón el desempeño». De su valiosa investigación se han servido nuestros historiadores y Vargas hace de él este elogio: «Placuit ergo Altísimo, quod dum huiua secundi Tomi impressioni essem sollicite intentus, monasterium huius civitatis Panormi, et reliquas eius Provinciae domus visitaturus et reformaturus accederte Reverendus admodum pater in Sacra Teología Magíster fr. Joannes Antillon, dignissimus totius Italiae, et utriusque Siciliae Vicarius Generalis, et Provincialis necnon Generalis in Romana Curia Procnraror; qui quum esset Aragoniae Provinciae filius, Barchinonaeque monasterium superioribus annis rexisset, et accuratissime notaste potuit me humanissimus pater illuminare, et errores quos in serie Magistrorum commiseram, digito indicare» «El agregado de las prendas del M. Antillón lo hizo amable, y venerado de todos, porque en medió ede sus aventajadas letras, y desempeños que tuvo en púlpito y Catedra, era humanismo y afable, caritativo y liberal. Fue Calificador del Santo Tribunal de Logroño, a quien sirvió siendo Comendador de Estella, con mucho acierto y zelo de la Santa Fé. El concepto que la Religión tenía del M. Antillón, se deja ver fue grande; pues aviendo de enviar a Roma Vicario General, que juntamente abia de ser Provincial de aquella Provincia y Procurador General, oficios que por constitución piden sujeto de muchas letras, prudencia, virtud e industria, lo halló todo en este y por tanto fue nombrado Vicario General, Provincial de Italia y Sicilia y Procurador General de Curia Romana». Pasó a Roma y «En 13 de julio de 1619 tomó posesión de Procurador gnl. Y en 26 del mismo mes de vicarilo gnl... y en esse mismo dia se saco Bulleto de Su S.d para añadir en cada una de las Provincias de España dos presentaturas de pulpito mas, no se apodido vaciar aquí porq luego se huvo de enviar a Nápoles para q le llevara et P. Mtro Manaria que estava de partida para España pero dice así su data. Datt. Romae apud Sanctam Mariam Maiorem sub annullo Piscatoris die. Xiij, Julii 1619. Pontificatus nri Anno xv. S. Card. S. Sussannae». Esta Bula de Paulo V, figura en el Bulario de la Orden si bien por las rezones dichas, no fue copiada en el Registrum. A instancia suya «en 9 de Agosto de 1621 se sacó la confirmación de una acta que se hizo en el Cap. Gnal. Celebrado en Guadalajara a. 2 de Junio del año 1615 acerca de que quando huviere vacante gnal. En que entra por Vic. gnal. el Prior de Barz.a no se celebren los Cap.os Provinciales que en aquel año de la elección de gnal. ocurrieren asta despues de la celebración del Cap. Gnal.; y aunque para dicha confirmación huvo grande contradicción por pate del P. Pressdo. fr. Pedro de Guzmán de la Provincia de Castilla que entonces se hallava en Roma apud Sactam Mariam Maiorem en el primer año de su gloriosos pontificado, en el dia y año mencionados. Está copiada de puño y letra del mismo Maestro Antillón cuya es la precedente citada advertencia. y el mismo escribe a continuución: Sacaronse siete copias deste Breve para enviar a España, e sacolas not.o Rinaldo Burato in forma vidimus por el auditor de la Camera ad instantiam Rev.di Patris Magistri fratis loannis de Antillon Vicarii generalis ordinis Beatae Mariae de Mercedes Redemptionis Captivorom Provincialis Italiea et Procuratoris gnalis. Dicti ordinis etc. Datt. Romae ex aedibus nris anno a nativitate Dnni millesimo sexcentesimo vigesimo primo. Indictione. 4. die vero vigésima prima Augusti Pontificatus SSmi in Xto Patris et dni. Ntri. Gregorii divina providentia Papae XV. anno eius primo». Y por vez primera a renglón seguido aparece su firma.

Obtuvo el mismo Pontífice la Bula Apostolici muneris dada en San Pedro a 26 de Noviembre de 1621, confirmando los Capítulos de la concordia con nuestra Recolección, en la que intervinieron también el Cardenal Borja y Fr. Pedro Guzmán, Procurador de la Provincia de Castilla. Falta en el Registrum pero la trae el Bulario de la Orden. Figura en cambio la Bula Ad augendam del mismo Papa, dada en San Pedro a 3 de Merzo de 1622, por la que se concede Indulgencia plenaria a todos los fieles que visitaren nuestras Iglesias en el dia de nnestra Santísima Madre y tres años y tres quarantenas de perdón a cuantos las visitaren cada dia, dentro de la octava.

Por este entonces hallábase en Roma el Venerable Maestro Fr. Diego de Velasco hijo del Convento de Madrid y Provincial del Cuzco, que deseaba ver confirmadas las actas del último capítulo provincial celebrado en aquellas remotas tierras el primero de julio de 1618, que en efecto el P. Maestro Antillón hizo confirmar por medio del Cardenal Borja, Protector de la Orden a 28 de Marzo de 1622.

Antes de abandonar Roma Pietro de Gregorio XV per la Bula Iniuncti Nobis de primero de Abril de 1622 la confirmación de todas las gracias y privilegios de nuestra Orden; consiguió finalmente a 4 de Abril de 1622 por la Bula Iniuncti Nobis del mismo Pontífice que los Vicarios Generales de Indias no pudiesen ejercer su oficio antes de haber ostentado su patente o nombramiento. Debiendo tomar parte en el Capítulo general convocado en Zaragoza para Mayo de 1622, abandonó para siempre Roma en donde se había conquistado universal fama de docto y virtuoso, distinguiéndole con su amistad muchos príncipes de la Santa Iglesia y de la nobleza romana. Valiéndose del aprecio que hacía de su personal el Excmo. Sr. D. Juan Fernández Pacheco, Marqués de Villena, Embajador de España en Roma, obtuvo muchas e insignes reliquias, entre otras los cuerpos de Santa Beatriz, Virgen y Mártir y de San Felicísimo Mártir que del Cementerio de San Calixto extrajo por sus manos Francisco Ricio, como consta de acta firmada por Mateo Sorcio, Notario Apostólico, en primero de Diciembre de 1620.

A 16 de Noviembre de 1621 le fueron consignadas por orden de dicho Marqués, y con las mismas formalidades treinta reliquias de Santos cuyos nombres trae el P. Neyla en la obra citada en donde afirma que «Reliquia de Santa Beatrizentregó el sobredicho Riccio al M. Antillón, la mayor parte del Cuerpo de S. Eusebio Papa y Martyr, sacada de su mano del mismo sepulcro, que por la inscripción aseguraba serlo, como consta todo de los actos de donacion, extracción y apreción que están en el Archivo de nuestro Convento de Tarazona» al cual enriqueció con tan precioso tesoro, regalando todas las demás con el cuerpo de Santa Beatriz, a la Villa de Perdiguera que, desde entonces, la venera por Patrona.

Alternando la oración, con el estudio, presidió después las Encomiendas de Huesca y Calatayud que renunció para retirarse a Tarazona a trabajar en la Historia de la Provincia de Aragón que tenía comenzada, la cual como otras muchas obras suyas, por haberle sorprendido la muerte, permanecen inéditas.

Lleno de méritos y heroicas virtudes, después de haber soportado con grande resignación una dolorosa y terrible enfermedad que contrajo a causa de una caida, pasó a mejor vida en Tarazona a 21 de Diciembre de 1630, y su cuerpo recibió honrosa sepultura en la Iglesia de nuestro convento de dicha ciudad.

 

Partida de bautismo de Juan del Horno y Antillón

 

¿Quién fue Antonio Pertusa?

Es un rico comerciante que vive en Zaragoza pero sin duda había nacido en Perdiguera, pues la casa paterna está en dicha aldea, es el mercader Antonio Pertusa, hijo de Domingo, casado ya en el año 1400 con María Aranda (en régimen del derecho barcelonés, es decir romanista) de quién ha tenido hijos y aún espera descendencia por entonces. Además de haber reconocido una hija natural llamada Angelina en su testamento del año 1414, dictado por hallarse enfermo; allí manifiesta también que ha construido una capilla del santo de su nombre en la iglesia de Santa María de Perdiguera, y que tiene propósito de dotarla de capellán, para lo cual ha pensado comprar la propiedad de Asteruelas que venden los Cistercienses de Rueda y cederla al Concejo de Perdiguera a fin de que con sus rentas se paguen anualmente 420 sueldos en dos tandas (día de la Natividad y de San Juan) al capellán de la Cofradía de San Antón. Una semana después se verifica la compraventa (día 26 de mayo) y dos años más tarde la viuda de Pertusa trasfería la propiedad al Concejo de Perdiguera “juntados en las casas de la torre del dicho lugar” de las condiciones previstas para el beneficio de la Capellanía y la de no poder enajenar Asteruelas sino a favor de “tan buen concello e universidad e de tanta cuantidad o numero de casas e habitadores como el sobredito lugar de Perdiguera, en el cual de presente habitan et estan de cincuenta fueros a suso, et que sia varrio de la ciudad de Zaragoza”.
Trescientos años después, la devaluación monetaria correlativa al paso del tiempo había reducido en mucho la capacidad adquisitiva de aquellos 420 sueldos anuales del beneficio de San Antón, por lo que en el año 1697 sus cofrades y el Concejo acordaron sumarlos a otros trescientos sueldos que percibía el beneficiado de la Cofradía del Santo Cristo (de la que era patrón el concejo), refundiendo ambas cofradías de una sola, de doble invocación, el día 28 de mayo. De la administración de rentas del monte Asteruelas y de su ermita de Santa María (Santa Engracia), así como de los incidentes jurídicos ocurridos a lo largo de los siglos sobre su propiedad, hay documentación explícita en el archivo municipal.

Información trascrita por D. Jesús Murillo Arruego
Archivo histórico del municipio de Perdiguera